Construyendo una incubadora de huevos casera

Hace unos meses atrás estuve viendo por televisión una serie de programas relacionados con la cría de gallinas ponedoras y pollos de engorde, me interesó mucho el tema y a los pocos días se me ocurrió la idea de construir una incubadora de huevos.

Yo había visto una hacía mucho tiempo, pero no la detallé mucho dado que en ese momento no me interesó tanto. Constaba de una caja de anime dentro de la cual había una resistencia parecida a las que usan las cocinas eléctricas y una placa de circuito que controlaba la temperatura. Los huevos se colocaban sobre una malla metálica y según me contaron había que darles vuelta dos veces al día.

Ya con esa idea muy general de cómo debía hacer la incubadora, me dirigí a distintas tiendas a adquirir los materiales, compré apresuradamente una caja de anime pequeña de las usadas para mantener la temperatura de los alimentos, un circuito impreso universal, un PIC16F84A, un TRIAC y un sensor de temperatura LM35 (el único que encontré), además fui a una tienda de aquellas que venden repuestos para artefactos eléctricos y pedí que me mostraran algunos modelos de resistencias calefactoras, y terminé comprando una de tostiarepa que era justo del tamaño correcto para usarla en el proyecto.

Mi idea era hacer un circuito controlado por el PIC con algunos pulsadores para ajustarlo y una pantalla LCD para mostrar toda la información. Mi error fue no diseñar el circuito antes de ir a comprar materiales, luego vi que el PIC que compré no podía usarse con el sensor de temperatura que adquirí, la caja era algo pequeña y además la resistencia era de una potencia muy superior a la que debía usar.

Aun así, continué con mi proyecto, usando los componentes que ya había adquirido, decidí luego de pensarlo que no era necesario un circuito muy complejo para controlar la temperatura, se podía hacer una especie de Dimmer para lograr que la resistencia no calentara en exceso y un amplificador operacional junto al sensor para el ajuste fino de la temperatura.

Al hacer este proyecto comprendí muchas cosas que sólo pueden aprenderse por experiencia, uno puede tener muchas ideas y teorías en la cabeza pero al momento de ponerlas en practica es cuando entiendes todo realmente, por eso disculpen que explique cada punto con detalle pero estoy seguro de que si leen con detenimiento evitarán cometer muchos de los errores que yo mismo tuve.

Pues bien, el primer problema a resolver era el tema de la potencia excesiva de la resistencia que compré. Revisando distintos artículos y libros que encontré en internet pude ver que hay muy variadas opiniones respecto a cuál debe ser la temperatura correcta a la que se ha de ajustar una incubadora, sin embargo todos sugieren temperaturas que están entre los 32 y 38 grados centígrados, por lógica pensé que si los huevos requieren ser calentados a la misma temperatura corporal de la gallina, y suponiendo que las gallinas tengan la misma temperatura corporal del ser humano (no tenía una gallina disponible para corroborarlo) lo correcto sería ajustar la incubadora a unos 36 ó 37 grados centígrados.

Pero como dije, tenia un problema con la resistencia que adquirí la cual era de unos 700 W de potencia, esta resistencia con sólo conectarla unos cinco segundos a los 110V de la red calienta lo suficiente como para derretir completamente la caja de anime y aunque la desconectemos continua muy caliente durante varios minutos.

En una página de internet vi que alguien usaba un foco de 20 a 40 W en lugar de la resistencia, esto podría ser una buena alternativa debido a que las resistencias calefactoras de poca potencia usadas en las incubadoras comerciales no son muy fáciles de conseguir, sin embargo el uso de focos lo descarté debido a que un foco que enciende y apague a cada rato para mantener una temperatura constante puede ser irritante y tal vez dañino para los pollos que están dentro del huevo, y también lo sería para mi dado que la incubadora estaría en mi habitación y durante la noche sería como una lámpara que enciende y apaga cada 30 segundos lo cual no me dejaría dormir.

Por supuesto el diseño que vi donde se usa un foco para calentar la incubadora no tiene un circuito que lo encienda y apague para mantener la temperatura constante, sino que se basa en la idea de probar focos de varios vatiajes y abrir agujeros a la caja hasta lograr que la temperatura se mantenga en el valor que deseamos, pero este razonamiento no toma en cuenta que el voltaje de las redes eléctricas por lo general no es muy estable, este tiende a bajar a aquellas horas en que hay mayor consumo de energía en la comunidad y aumentar en las horas de bajo consumo, también la calidad del cableado dentro de la casa influye en qué tanto sube o baja el voltaje en dicha casa cuando se encienden aparatos como licuadoras, lavadoras o cualquier otro. Estas subidas y bajadas de tensión, junto a otras variables como la temperatura ambiente, harían sin duda que la temperatura en la incubadora suba y baje constantemente, cosa que no sucedería si usamos un circuito con sensor de temperatura, lo cual es lo que hice.

Entonces, primeramente hay que comprender cómo un termostato puede mantener la temperatura constante, todos los aparatos como cafeteras, planchas, tostiarepas y otros similares que usan una resistencia regulan su temperatura simplemente colocando un termostato en serie con la carga, este principio también podría funcionar en la incubadora si tuviese una resistencia de baja potencia cuya temperatura máxima no sea mayor a 40 grados centígrados.

Pero ¿por qué una resistencia de 700 W (que es la que conseguí) no puede regularse a 40 grados con un simple termostato? Esto es por el hecho de que un termostato corta la corriente a la resistencia en cuanto la temperatura de esta alcanza un valor máximo establecido, que para la incubadora es de 37 grados centígrados, y una resistencia de alta potencia como la que encontré en la tienda alcanza los cuarenta grados en fracciones de segundo y ya cuando el termostato corte la corriente la resistencia ha alcanzado una temperatura muy superior y los huevos estarían ya chamuscados.

Lo que se requiere para que el termostato pueda mantener una temperatura de 36,5 grados constantes es que la resistencia caliente muy lentamente y sólo llegue a su temperatura máxima de 37 grados en el transcurso de varios minutos, y para lograr eso, ya que no se pudo encontrar una resistencia de baja potencia, opté por controlar la potencia que disipa la resistencia variando su voltaje con un circuito que actúa como Dimmer.

Lo que hice fue graduar la resistencia por medio de este circuito para que su temperatura máxima sea de 39 a 40 grados centígrados, la cual alcanza luego de varios minutos. Ahora ¿por qué no graduar la resistencia con el Dimmer a la temperatura de 37 grados y listo? Pues por lo que conté anteriormente de que el voltaje en las líneas eléctricas residenciales no es constante, y por lo tanto si graduamos la temperatura con el Dimmer a un valor específico cuando lo midamos en unas horas este valor habrá variado tal vez en varios grados por arriba o por debajo del que habíamos ajustado y continuará variando en función de las subidas y bajadas de voltaje y de la temperatura ambiente.

Es aquí donde entra en juego el termostato electrónico el cual hace el ajuste fino de la temperatura y la mantiene constante pues la está censando continuamente a través de un LM35.

Entonces el circuito completo es el siguiente:

Haz clic para agrandar

Notará que no tiene ninguna pantalla LCD o Displays de siete segmentos que indiquen la temperatura u otra información, para conocer la temperatura exacta opté por colocar un termómetro de mercurio que encontré muy económico en las tiendas, el cual va colocado en la parte interna de la caja, a la misma altura a la que estarán los huevos, y puede ser visto por una pequeña ventana que hice en la tapa con un trozo de plástico transparente de 8×15 centímetros, es importante que el termómetro esté a la misma altura de los huevos dado que la temperatura interna de la caja varia dependiendo de la distancia a la que se esté de la resistencia, también el sensor LM35 debe ser colocado a esa misma altura.

El circuito tiene un diodo LED (D1) que indica si está encendido o apagado y otro (D2) que indica en qué momento la resistencia está calentando. Aparte de esto están los potenciómetros P1 y P2 cuyas funciones son:

P1: Determinar el punto de corte en que la resistencia se apagará, que debe ser a los 37 grados centígrados.

P2: Ajustar la potencia de la resistencia para asegurarnos de que caliente sólo a un máximo de 40 grados.

Para hacer el ajuste primero movemos P1 totalmente hacia el lado en que el LED (D2) se queda encendido y P2 hacia el lado en que la resistencia no calienta en absoluto, luego vamos moviendo ligeramente P2 hasta que la resistencia comience a calentar. Una vez que puede sentirse que calienta un poco se coloca la tapa en su lugar y se espera unos minutos para ver qué temperatura alcanza el interior de la incubadora, lo correcto es que no pase de los 40 grados centígrados como ya habíamos dicho, (hay que tener cuidado porque si movemos todo el potenciómetro p2 hacia el lado en que su impedancia es cero la resistencia calefactora calentará a su máxima potencia y si es de 700W como la mia se derretirá la tapa), si la temperatura es mayor entonces hay que bajar un poco la intensidad en P2, luego cuando ya hayamos corroborado que la temperatura no pasa de 40 ni es menos de 38 (puesto que debe mantenerse por encima del punto ideal que deseamos alcanzar) podemos ir moviendo P1 hasta que el LED (D2) se apague y lo vamos ajustando hasta que el LED se apague justo cuando el termómetro marque 37 grados.

Recomiendo que se tomen su tiempo para hacer los ajustes y probar que todo funciona bien antes de introducir los huevos ya que una vez colocados dentro si los sacas para hacer cambios es posible que se dañen.

Aparte de ajustar bien la temperatura debemos asegurarnos de colocar un recipiente de agua dentro de le incubadora para mantener un cierto grado de humedad en el aire. Los huevos deben ser volteados al menos dos veces al día durante los primeros 18 días, esto en el caso de los huevos de gallina que nacen a los 21 aproximadamente, los huevos de pavo tardan 30 días y los de codorniz sólo 16.

Para sostener los huevos dentro de la incubadora coloqué la mitad de un cartón de huevos al que le corté las puntas para una mejor circulación del aire, tal como puede verse en las fotos, sin embargo más adelante pensé que este cartón podía dificultar a los pollos romper la cáscara en el momento del nacimiento, creo que esa fue la razón por la que uno de los huevos que coloqué no nació aun cuando se había desarrollado completamente.

Conexión del LM35

En cuanto a interruptor de encendido, recomiendo no colocarlo ya que siempre hay la posibilidad de que alguna persona despistada apague la incubadora en algún momento en que tú no estés presente y mueran los polluelos, pues no pueden durar mucho tiempo sin calor, también para los potenciómetros del circuito podrías usar un par de Presets que aunque estén por la parte externa de la tapa sólo puedan ser movidos con un destornillador, es importante debido a que, por experiencia sé que hay personas que no pueden aguantarse de mover un botón cuando lo ven, y si estos potenciómetros son movidos aunque sea un poco después que ya los habías graduado y colocado los huevos, es posible que los polluelos mueran de no reajustarlos a tiempo.

Bueno, esta es toda mi experiencia en la construcción de la incubadora, después de armarla coloqué cinco huevos que me regaló alguien para probarla, lamentablemente estábamos en la época del año en que comenzaban las lluvias, en la cual se dan muchos apagones, y después de cuatro o cinco días de meter los huevos se dio un apagón de dos horas, luego uno de ocho y así hubo como cinco apagones, luego de 23 días abrí los huevos y vi que se habían comenzado a formar pero a los pocos días murieron (cuando se dio el primer apagón).

Esperé unas semanas a que pasaran los apagones y coloqué luego otros dos huevos, por suerte no hubo fallas en el suministro eléctrico durante los siguientes días y en la noche del día 21 al revisar los huevos vi que uno de ellos había roto la cáscara con el pico, y por allí respiraba, para el día siguiente salió, esperé otros días pero el segundo huevo jamás nació, y como conté antes, luego de unos días lo abrí y pude ver que estaba totalmente formado pero nunca rompió la cascara.

Según los libros, el porcentaje de muerte en los pollitos es alto, por lo que si deseas sacar unos cinco debes meter ocho o tal vez más huevos. También leyendo me encontré con otras explicaciones de por qué a veces los pollos no salen, según dicen, puede pasar que si la gallina que pone el huevo tiene una dieta rica en calcio los huevos pueden salir con la cáscara muy dura y el pollo no la logra romper, para ablandar la cáscara las incubadoras industriales pueden aumentar el nivel de humedad en el aire durante los últimos días, estas incubadoras tienen también sistemas mecánicos para voltear el huevo una vez por hora o más y tienen sistemas de respaldo para mantenerla encendida aun si fallase la electricidad.

Una vez que el pollo nace comienza otra odisea, son animalitos muy débiles, por ejemplo no pueden mantener la temperatura corporal por si mismos y por lo tanto deben mantenerse en un sitio a una temperatura aproximada de 32 grados que durante las próximas cuatro semanas se va bajando hasta dejarlos a temperatura ambiente. Para esto se hace otro aparato llamado nacedora donde deben estar protegidos del viento, tener calor, luz y algún material como viruta de madera blanda en el fondo. En cuanto al alimento y agua el mío no comió ni bebió durante las primeras 48 horas, es normal que no coman el primer día pero ya a las 48 horas deben estar comiendo y bebiendo.

Mi polla (pues ya se ve que es hembra) como es hija única es un poco malcriada, no se comporta tal como los pollos comunes y corrientes, es bueno tratar de sacar varios a la vez ya que si son al menos dos estarán mejor porque se sentirán acompañados, finalmente no quise sacar más pollos aunque me regalaron otros huevos luego, debido a que criar estos animales es una responsabilidad, requieren de cuidado y de un espacio adecuado para tenerlos, sin embargo me siento muy bien de haber sacado aunque fuera uno, luego me regalaron otro ya nacido para tener el par y ambos viven felices en un gallinero.

Aquí algunas fotos:

Saliendo
1 Día
2 Días
4 Días
2 Semanas
3 Semanas
4 Semanas
6 Semanas
7 Semanas