Reparación de bombillo o lámpara LED de 12W

Hace algunos meses compré varios bombillos o lámparas LED de 12W, los cuales son mucho más costosos que los convencionales, pero prometen durar más tiempo, sin embargo, esta semana se dañó el primero de ellos lo cual me dejó ver que esa supuesta ventaja no es del todo cierta.

Procedí a destaparlo, seguro de que no sería muy difícil de reparar, y lo primero que vi al revisarlo fue un condensador electrolítico que había explotado.

condensador
Condensador electrolítico de 47uF x 63V explotado.

Mirando un poco más, vi que dicho condensador, de 47uF x 63V, es usado como filtro de una fuente sin transformador, que utiliza un condensador de poliéster y un puente rectificador para convertir los 110VAC de la red en corriente continua, que luego es aplicada a una serie de 18 diodos LED de alto brillo.

El circuito es muy básico, simplemente se toman los 110VAC, pasándolos a través del condensador de poliéster (3uF ó 305 x 100V) para reducir la corriente, luego son pasados por el puente rectificador para convertirlos en corriente continua y se filtran con el condensador de 47uF, para finalmente aplicarlos a través de dos resistencias a la serie de LEDs.

circuito-bombillo-led
Aquí ya fue quitado de la tarjeta el LED dañado.

A mi parecer, la razón por la que el condensador de 47uF estalló es porque el voltaje entre sus pines solo se puede mantener por debajo de su valor nominal (63V) cuando la corriente está circulando por los LEDs y hay consumo, pero si el circuito se abre, al quemarse uno de los LEDs por ejemplo, el voltaje en la salida de la fuente aumenta hasta alrededor de 160VDC, lo cual haría que el condensador explote.

Comencé entonces a probar los LEDs, aplicándoles 3 voltios entre sus pines a cada uno para ver si se iluminaban, y encontré que uno de ellos no encendió, por lo que supe que estaba malo.

En un principio pensé que, como no contaba con uno nuevo para sustituirlo, una solución fácil sería puentear sus pines y con eso seguro los demás encenderían, pero si lo hiciera de esa manera, seguramente circularía más corriente a través de los otros LEDs lo cual los dañaría mucho más rápido.

Así que, mi solución fue colocar una resistencia en lugar del LED dañado, la cual calculé con la ley de Ohm v=ixr.

No conozco exactamente las características de estos LEDs, ya que no cuento con su hoja de datos, pero tengo entendido que la mayoría de ellos trabajan con 3,3V y 50mA, así que metiendo esos números en la calculadora me dio que debía usar una resistencia de 66 Ohm, encontré una de 68 Ohm que es muy cercana, y esa fue la que usé.

resistencia
El valor de la resistencia no es crítico.

Luego de colocar la resistencia y de sustituir el condensador de 47uF por uno de la misma capacitancia, pero de voltaje mayor (250V), procedí a armar la lámpara y al probarla funcionó perfectamente.

bombillo encendido
Bombillo encendido luego de la reparación.

Conclusiones

Estoy seguro que los fabricantes podrían hacer un bombillo mucho mejor, que no se dañe tan fácilmente, pero tal vez uno que dure eternamente no sea bueno para sus bolsillos, así que no debemos esperar que un día se dignen a fabricarlo, sin embargo, por lo que he visto, los bombillos LED tienen la ventaja de que son mucho más fáciles de reparar que otros tipos, y además podemos mejorarlos modificando su circuito para hacerlos más resistentes, en este caso solo coloqué un condensador de más voltaje para asegurarme de que no explote al dañarse algún LED, pero también se podría modificar la fuente para hacerla que entregue un voltaje más exacto, o se puede colocar una resistencia más alta para reducir la corriente que circula por los diodos de modo que trabajen menos forzados.