Qué hacer cuando un televisor quema el fusible

Tal como lo había prometido, les traigo un pequeño tutorial de lo que se debe hacer cuando un televisor quema el fusible. Muchos pensarán “Qué tontería, si un fusible se quema lo cambiamos y ya”, pero hay algunas cosas más que se pueden decir respecto a ese tema. Y si no me creen solo echen un vistazo a los foros de reparación de TV más conocidos y verán la cantidad de preguntas que hay con el título “mi  televisor quema el fusible, ¿qué hago?”.

Pero antes de comenzar con el tutorial debo aclarar que este está dirigido a técnicos electrónicos que se dedican a la reparación de televisores y no a los dueños de los televisores. Lo digo porque hay personas que tienen una confianza excesiva en su capacidad para hacer cosas para las que en realidad no están capacitados. En definitiva, si no eres técnico no desarmes tu televisor. Allí dentro solo encontrarás voltajes altamente peligrosos y componentes muy delicados y costosos que si llegas a dañar te arrepentirás rápidamente de haberlo destapado.

Y bien, para comenzar el tutorial les hablaré de una creencia erronea muy común. Esta consiste en pensar que si un fusible se abre basta con reemplazarlo y el televisor funcionará. Sin embargo, esto solo es cierto en un muy pequeño porcentaje de casos, y es porque los fusibles no se abren por capricho. Cuando un fusible se abre es porque hay un consumo excesivo de corriente, y esto solo pasa si hay algún componente dañado.

En televisores, el fusible está ubicado en la entrada de 110VAC, y mayormente se quema cuando hay cortocircuito en el lado primario de la fuente. Cuando hay cortos en otras partes del televisor la mayoría de veces el fusible no se abre, esto porque el televisor tiene circuitos de protección que apagan la fuente en caso de sobreconsumo y también porque a veces hay resistencias fusible repartidas por toda la placa del televisor.

Entonces díganme ¿Qué hacen la mayoría de personas cuando ven un fusible quemado? Pues hacen esto, recuerdan un episodio de MacGyver en el que el actor toma una envoltura de cigarros y la usa para arreglarlo. Entonces hacen lo mismo, toman papel aluminio o cualquier cosa que sirva como conductor y lo colocan al televisor en lugar del fusible. Luego lo conectan a la red y ¿qué pasa? Casi siempre se escucha una explosión y se queman otros componentes que antes no estaban dañados.

Hay que entender qué es un fusible y cuál es su función. Este es un dispositivo conductor que se abre rápidamente cuando circula a través de él una corriente mayor que aquella para la cual fue diseñado. Y se usa para proteger los componentes del televisor del exceso de corriente que normalmente se produce cuando hay un cortocircuito en el TV.

E incluso, el fusible tiene otra función más importante, que es la de evitar un incendio en caso haber un cortocircuito. Ya que, muchas veces cuando un componente se pone en corto se calienta y genera una pequeña llama que puede llegar a incendiar no solo el televisor sino una casa entera. Por eso el fusible nunca debe ser eliminado ni suplantado por uno de distinto valor.

¿Qué hacer cuando un televisor quema el fusible?Otra cosa que muchos hacen cuando ven que el fusible está abierto es buscar un cablecito que parezca del mismo grosor que el que tiene el fusible en su interior y soldarlo en su lugar. Pueden pensar que si el cable tiene el mismo calibre se abrirá igual como lo haría el fusible original, pero eso es un gran error, debido a que el cable o filamento que hay dentro del fusible no está echo de cobre o bronce sino de una aleación especial que tiene un punto de fusión muy bajo y por eso ante un corto se funde mucho más rápido que cualquier otro metal que puedas usar. Por lo que, aunque coloques un cablecito muy fino en lugar del fusible, este tardará mucho más en quemarse.

Entonces ¿qué hacer cuando vemos que un televisor quema el fusible? Pues es fácil. Primero, con el televisor desconectado de la red eléctrica medimos todos los componentes de la etapa primaria de la fuente. Principalmente los diodos del puente rectificador y los condensadores cerámicos que acompañan a estos. Si no detectas ningún componente en corto puedes proceder a conectar un foco de 60 ó 100W entre los contactos donde va el fusible y conectas el TV para ver si enciende.

Si no hay cortocircuito el foco debería encender fuerte un momento y luego disminuir la luminosidad hasta casi apagarse y luego la fuente del TV comenzará a funcionar. En este caso puedes colocar un nuevo fusible del mismo valor que el original y probar el televisor para ver si enciende. En cambio si hay un corto, el foco encenderá fuerte y se mantendrá así hasta que lo desconectes, de ser así debes revisar la fuente.

Una buena práctica es comprar una buena cantidad de fusibles de los tamaños y valores más usados en televisores y tenerlos siempre a mano. Esto es para que en el momento en que necesites uno no tengas que estar improvisando.

Eso es todo por hoy, más fácil imposible. Recuerden que no solo la práctica hace al maestro, también necesitan la teoría, lean un poco y nos vemos en el próximo tutorial.

Nota: Contenido actualizado en Agosto de 2020.